Created with Wix.com

ITS NOT WHAT IT LOOKS LIKE 

At FUEGO Mx

IT'S NOT WHAT IT LOOKS LIKE

At FUEGO Mx

TEXTO DE SALA:

¿Cómo aproximarnos a una exposición que sólo exhibe una pieza? ¿Cómo concebir la obra de Ana Segovia (como un cuerpo de trabajo) cuando el único elemento para su interpretación es esta única pieza? ¿Qué situación está propiciando Segovia al sólo incluir una obra en la muestra?

 

Lo único que existe es lo que vemos, lo que tenemos enfrente. A través de la omisión de otras pinturas que pudieron (o no) existir dentro de esta muestra, Segovia propone una nueva forma de leer su obra para a través de ésta poner en juego la noción de lo que es (o tiene que ser) una exposición de pintura. Más que invitarnos, esta muestra nos obliga a detenernos y mirar. ¿Por qué? Para recordarnos que las cosas no suelen ser lo que parecen.

 

Cuando Magritte enuncia "esto no es una pipa" hace evidente la fisura que existe entre el lenguage y el significado para recordarnos que la imagen de algo no es la cosa en sí misma. Segovia propone aproximarnos al género de la misma manera. Si la pintura en esencia no es lo que parece, entonces talvez tampoco la nosotros. Segovia pinta para configurar su identidad, nosotros vemos para  componer la nuestra.

 

En la ausencia del resto del cuerpo de trabajo, esta única obra nos confronta con nuestra propia corporalidad, no sólo ante ella, sino también ante y dentro del espacio mismo. Éste se construye en una triada: el espacio de la pintura (titulada La heladería, 2018), el espacio que se crea a través de la intervención sobre el muro y el espacio arquitectónico del recinto (sobre éste último, cabe cuestion-arnos el papel que juega FUEGO dentro del pantanoso contexto de la pintura contemporánea en México) La manera en la que Segovia comfigura la exposición nos incita a reflexionarsobre el lugar que habita la pintura, pero también sobre el lugar que habitamos nosotros como espectadores. El recorrido visual por La heladería consecuentemente nos induce a observar la tesitura en la que nos encontramos inmersos: la inauguración de una exposición.

 

La situación social que observamos en la obra se vuelve una extensión de las dinámicas de interacción que suelen suscitarse en la inauguración de una exposición de arte contemporáneo (o en su inversa, la inauguración es una extensión del contexto que observamos en la pieza). Así, se crea un dialogo directo entre el espectador y la obra; no nos queda más remedio que mirar y ser mirados.

 

Segovia no produce imágenes, produce situaciones. Las figuras en la pintura de Segovia piden a gritos ser miradas. La tensión pictórica y psicológica de su obra se compone precisamente por la dirección de las miradas de sus personajes. Las figuras en el fondo observan curiosamente a los protagonistas que deseosamente se acercan a la cerveza. El espectador mira a aquella pareja de la misma forma en la que los otros personajes en la pintura la ven, así el espectador se vuelve un personaje más en esta narrativa cuyo motor indudablemente es el deseo. 

Al final, no es el deseo lo que nos construye?

-Othiana Roffiel